Rhinecanthus rectangulus

Nuevo producto

Rhinecanthus rectangulus o pez Picasso de antifaz a pesar de su voraz conducta es un pez tímido que requiere de ser mantenido en tanques dotados de los suficientes refugios. Los peces recién llegados se mostrarán huidizos hasta que se vayan acostumbrando a su nuevo hábitat.

Más detalles

Consultar plazo

29,90 € impuestos inc.

Más

Los peces pertenecientes al género Rhinecanthus son conocidos por su forma romboidal como peces ballesta. Sus hermosas libreas les vale el sobrenombre de peces Picasso y son una de las especies más populares entre los aficionados al acuario marino.

Su principal particularidad la presenta en las aletas. La aleta dorsal es retráctil y se pliega en un canal que tienen en la piel. Esta aleta puede ser extendida a voluntad y queda fijada a través de una pequeña espina que hace las veces de gancho.

Su principal finalidad es la de disuadir a sus potenciales predadores y servirle de agarre en las cavidades de las rocas. Este agarre hace prácticamente imposible su extracción sin causar daños al pez. Para afianzar la sujeción se vale de las aletas pélvicas que son meras espinas. Este dato debemos tenerlo en cuenta para su manipulado.

Aunque no son grandes nadadores destaca la capacidad para nadar hacía atrás, lo que le permite maniobrar con facilidad entre los huecos de las rocas.

Tamaño

Alcanza un tamaño máximo entre los 25 y los 30 cm.

Hábitat

Aguas indopacíficas. Gran distribución. Desde el Mar rojo hasta Hawai e islas Marquesas. Es la única especie del género que puede encontrarse en zonas del arrecife azotadas por fuertes corrientes.

Tamaño del acuario

Debido a la talla considerable que alcanza de adulto es necesario mantenerlo en acuarios a partir de los 300 litros.

Condiciones del agua

Las condiciones de mantenimiento no son críticas. Densidad entre 1.021 y 1.025. Ph entre 8 y 8,3.

Temperatura

Entre los 24 y 27º C.

Mantenimiento

El pez Picasso de antifaz a pesar de su voraz conducta es un pez tímido que requiere de ser mantenido en tanques dotados de los suficientes refugios. Los peces recién llegados se mostrarán huidizos hasta que se vayan acostumbrando a su nuevo hábitat.

Con el tiempo pueden llegar a reconocer a su cuidador y hasta alimentarse de sus manos. Práctica no muy recomendable porque existe un alto riesgo de resultar mordidos.

Es un pez resistente no muy exigente en lo que a la calidad del agua se refiere. Aunque no sea exigente esto no quiere decir que requiera de unos niveles constantes.

Alimentación

Son principalmente carnívoros. Los peces ballestas presentan una pequeña boca en relación a su tamaño. Está poblada de fuertes dientes que sobresalen de la mandíbula lo que le permite alimentarse de animales protegidos por caparazones como por ejemplo cangrejos o erizos de mar.

No despreciarán peces de menor tamaño que puedan atrapar. En cautividad es relativamente fácil habituarlos a las papillas caseras y a los alimentos vivos congelados. En este último caso es más recomendable ofrecerle animales con caparazón.

Diferencias entres sexos

Es difícil el sexado de los peces Picasso al no presentar diferencias apreciables.

Asociación

Como habréis podido deducir por la lectura del apartado dedicado a su alimentación los peces ballesta son totalmente incompatibles con el mantenimiento de inver-tebrados en nuestro acuario de arrecife.

Los animales jóvenes pueden ser mantenidos con algún tipo de invertebrado como por ejemplo anémonas disco. También podremos asociarlo con peces de tamaño medio como Lábridos o peces ángel. Con el paso del tiempo habremos de dejar exclusivamente especimenes de otras especies de igual tamaño o superior. En cuanto a peces del mismo género. Los Picasso se vuelven totalmente intransigentes.

Reproducción

No existe información de que se haya conseguido en cautividad.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Rhinecanthus rectangulus

Rhinecanthus rectangulus

Rhinecanthus rectangulus o pez Picasso de antifaz a pesar de su voraz conducta es un pez tímido que requiere de ser mantenido en tanques dotados de los suficientes refugios. Los peces recién llegados se mostrarán huidizos hasta que se vayan acostumbrando a su nuevo hábitat.